Día 3: No hay billete

Decían que en el futuro no sería necesario utilizar papel moneda, que todas las transacciones serían electrónicas y el metálico quedaría sólo como tesoro de coleccionistas. En algunos de los países del primer mundo podemos ver que todo se paga como por arte de magia y la mayoría de las transacciones ya ni siquiera requieren el pin de la tarjeta de turno: con apenas acercarla a un dispositivo electrónico ya la operación está hecha.

Cuando en uno de los países más ricos del mundo no hay efectivo, cualquiera podría pensar que el petróleo ha traído el futuro, pero no, esto no es producto del oro negro sino de la estrategia de un gobierno que cada vez acorrala más a los venezolanos. En el país en el que antes un “no hay billete” se usaba para explicar el motivo por el que aún se manejaba el mismo carro en un lustro, ahora el “no hay billete” es literal. No hay dinero en efectivo, en los cajeros automáticos se pueden retirar diez mil bolívares (lo que cuesta una Coca-Cola pequeña) y por taquilla, treinta mil. De modo que muchos comercios se ven obligados a trabajar con puntos de venta de un sistema bancario cada vez más ineficiente, un sistema de comunicaciones del siglo pasado y, muchas veces, inexistente por falta de electricidad. Y si un comercio no tiene el anhelado dispositivo para poder cobrar, depende de Internet para recibir transferencias o de la “generosidad” de un comercio vecino que le permita utilizar el suyo a cambio de una “conveniente” comisión por cada operación. Pero esto no es todo, como en las ofertas de la teletienda, hay más y usted se sorprenderá: los billetes están a la venta.

Una mujer se dirige a un lugar en el que pasa su tarjeta de débito por un millón de bolívares (el equivalente a cinco salarios mínimos y que alcanza para cinco cartones huevos o dos kilos de manzana), compra billetes pagando 35% de comisión, la más baja de toda la zona, pues algunos según la urgencia del cliente se aprovechan y piden hasta el 43% sobre la cantidad registrada en el aparato.  A eso hay que sumarle que los billetes de más baja denominación emitidos por el Banco Central de Venezuela antes de la última devaluación, ya no son admitidos en la mayoría de los comercios y hasta los que vigilan automóviles en la calle ponen mala cara si alguien se los ofrece para pagar la propina obligatoria por haber hecho algo que nadie les pidió.

En el mundo al revés llamado Venezuela se compran billetes, aunque para la mayoría del país no hay billete.

Fotos:

El Universal

Gaínza

Yedzenia Gainza

http://www.yedzeniagainza.com

View more posts from this author
2 thoughts on “Día 3: No hay billete
  1. Gustavo León

    Hay que tener la elevación espiritual de Ghandi para no aprovecharse de la situación. No es un justificativo. Creo que cuando todo esto pase, habra que revisar el tejido moral de los venezolanos. De todos aquellos metidos a bachaqueros de efectivo, de puestos en colas, de harina pan y de todo aquello que escasea habrá que hacer un análisis y reeducarlos en la medida de lo posible. Es muy cuestionable que a pesar del alto incentivo, no haya la empatía con el prójimo necesaria para no vacunarlo solo porque te encuentras en algún lugar o momento de provilegio que te permite acceder a todo lo que es escaso.

    De ningún modo esto es exculpar al Gobierno Revolucionario, ninguna intención hay para ello. Al final son ellos lo creadores de este escenario donde los incentivos para delinquir, extorsionar, especular y crear mercados negros son enormes. Sin embargo, yo insisto en que la clave es el ser humano, el venezolano. Con la suficiente educación y con la apropiada dosis de valores y amor por la humanidad, no importará en que circunstancias nos coloquen, nunca nos pasará por la mente aprovecharnos del otro.

    Quizás sea yo un soñador, pero no soy el único (se me acaba de ocurrir, debería escribirlo en una canción).

     
    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *