El engaño del siglo XXI

 

Dijeron que ya no habría pobres ni niños de la calle, basta mirar alrededor para saber el resultado. Dijeron fortalecerían el sector industrial y atraerían la inversión,  por eso expropiaron empresas que ahora están arruinadas.  Dijeron que el sueldo alcanzaría, pero ahora se necesitan más de 18 salarios mínimos para cubrir la cesta básica. También dijeron que podrías revocarlos cuando quisieras, pero pusieron mil trampas y suspendieron el referéndum revocatorio. Dijeron que acabarían con la corrupción, ocultándola bajo mucha propaganda, claro.

Dijeron que eran un ejemplo para el mundo, prueba de ello es la oda al nepotismo y la podredumbre representada de forma extraordinaria por la Contraloría General de la República. Dijeron que gobernarían para todos, pero amenazan, encarcelan, torturan o matan si no piensas como ellos. Dijeron que no faltarían las medicinas, pero hace falta pasar días mendigando para encontrarlas. Dijeron que crearían las mejores universidades, pero de esas casas de adoctrinamiento no hay ni una que valga un medio partido por la mitad, por eso sus hijos estudian en el extranjero.

Dijeron que cuidarían nuestros recursos naturales, pero el arco minero está destrozando uno de nuestros tesoros más preciados. Dijeron que la electricidad fallaba porque no llovía y, cuando llovía, le echaban la culpa a una iguana. Dijeron que acabarían con la oligarquía, la burguesía y el capitalismo, ¿han visto quiénes son, cómo viven, qué comen, los carros tienen, cómo viajan y visten? Dijeron también que Venezuela era el país más democrático del mundo,  pero lo que no consiguieron con votos intentan alcanzarlo con las armas. Dijeron que teníamos la mejor Constitución del mundo, que dentro de ella todo y fuera de ella nada, pero la violan sistemáticamente hasta el punto de convocar sin previa consulta una Asamblea Nacional Constituyente para elaborar una nueva Carta Magna, obviamente a su medida.

Dijeron que acabarían con la inseguridad y la violencia, pero el año pasado murieron casi 28500 personas por esta lacra. Dijeron que los jubilados vivirían dignamente, le llaman dignidad a que la pensión no alcance para comer. Dijeron que el país crecía a paso de vencedores cuando lo que realmente aumentaba era el saldo de sus cuentas bancarias. Dijeron que el Guaire sería navegable y apto para bañistas, pero ahora se burlan cuando alguien tiene que meterse en sus aguas fétidas para poder salvar la vida.

Dijeron que Miraflores sería la sede de una universidad, hasta ahora en lugar de recibir estudiantes, celebran allí sus muertes. Dijeron que habría libertad de expresión, lo saben bien los medios censurados y la larga lista de periodistas vetados, amenazados, robados, perseguidos,  golpeados…

Dijeron que las empresas públicas no darían pérdidas, se referían a las que ya no producen. Dijeron que el abastecimiento estaba asegurado… Previa humillación a cambio de una caja con unos cuantos víveres, claro. Dijeron que acabarían la escasez y las colas, ¿desde cuándo no compras lo que quieres, cuando quieres y donde quieres? Dijeron que el dólar se mantendría a 6,30BsF, olvidaron decir que solamente  para los enchufados que hacen negocio con ellos. Dijeron que controlarían la inflación,  a tres cifras le llaman control.

Dijeron que repudiaban toda tipo de injerencia extranjera, aunque no consideren tal el protagonismo de cubanos o chinos, ni las conexiones con grupos terroristas. Dijeron que no había crisis hospitalaria, prefieren que la gente se muera de mengua en sus camas. Dijeron que el país sería justo y próspero, que apretarían la mano contra el narcotráfico; para demostrarlo, nombraron a un narco Vicepresidente de la República, cuentan con todo un cártel en la cúpula del gobierno y, como guinda para la torta,  los sobrinos de la primera dama arrastran la bandera nacional en una cárcel de Nueva York después de haber sacado innumerables kilos de cocaína por la rampa presidencial del principal aeropuerto del país.

Captura de pantalla (105)

Dijeron que su revolución era humanista. Por eso cada día se multiplican los presos políticos, diariamente reprimen las manifestaciones con armas de fuego que disparan a quemarropa contra quienes se atreven a recriminarles su gran teatro. Dijeron que respetarían la propiedad privada, lo demuestran entrando a las viviendas a golpear y robar a sus habitantes aunque sean menores de edad. Dijeron que eran animalistas, lo dejaron claro cuando dispararon a un pobre perro asustado durante un allanamiento ilegal.

Dijeron que  eran el “corazón del pueblo”, aunque además de utilizar la diversidad sexual como descalificación, no  la consideren parte del mismo. Dijeron que su revolución era bonita, por tal motivo cubren el rostro a los detenidos, piden rescate en moneda extranjera a cambio de no presentarlos ante tribunales militares, se divierten torturándoles con descargas eléctricas, obligándoles a comer heces, cubriéndoles la cabeza con bolsas de plástico, colgándoles de los brazos para que apenas rocen el suelo con la punta de los pies, violándoles con tubos o fusiles…

Dijeron que tendríamos patria, socialismo o muerte. Mintieron en todo, excepto en lo de la muerte.

Fotos:

Web

@mgutierrezphoto

Yedzenia Gainza

http://www.yedzeniagainza.com

View more posts from this author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *